MODULO DE PLANIFICACION ESTRATEGICA
 
La realidad y yo
La realidad imperante, de crisis generalizada, se vive intensamente en el quehacer organizacional. Los que deben conducir la organización y los componentes de la misma, pueden "caer con facilidad" en un "pesimismo contagioso" que los restrinja notablemente y con ello facilite su desaparición del mercado.Lograr una lectura realista pero ajustadamente optimista de la realidad, ha demostrado ser el punto de partida indiscutible para intentar con alto margen de probabilidad, desarrollar la actividad comercial, industrial o de servicios aún en época de crisis.-La valoración de las Fortalezas que sustentan y de las Debilidades que actualmente soportan; el descubrir las Oportunidades que otros aún no han detectado y neutralizar las Amenazas comunes, son el apoyo fundamental para sobrellevar la crisis.-Si a lo expresado se lo complementa con desarrollar una empatía interna y externa, sin lugar a dudas se logrará una Sinergia generalizada que permitirá a la organización, y todos sus integrantes, afrontar con esperanzas y aún crecer en épocas de crisis.-
   
   
Toda organización es la suma de un determinado número de personas útiles y con capacidad de pensar, de crear, de relacionarse. Cuando esa potencialidad, se logra "transmitir y vivir" en la organización como un todo, estamos en presencia de una Organización "Inteligente" capaz de aprender y crecer desde su propia experiencia y asimilar más eficazmente la realidad del mercado en el que elige actuar.Esta realidad, cuando se logra, se transforma en una indudable ventaja competitiva que dará a la organización un más firme posicionamiento a la hora de competir.-
También produce efectos directos de estímulo y crecimiento en todos sus componentes, cualquiera sea el nivel que ocupa, debido a que se logra una clima propicio para el desarrollo integral.-
     
     
Existe en general, una marcada resistencia a participar en reuniones por la generalizada opinión, de que se pierde mucho tiempo discutiendo sobre cuestiones estériles y se dilata innecesariamente el alcanzar el núcleo central.-En realidad, muchas veces se cumple lo enunciado, debido a que no se conoce como planear y como desarrollar un reunión para alcanzar objetivos. Todo tiempo improductivo que se insume en éstos tipos de reuniones sin orden ni orientación, son indudablemente costos de no calidad que eliminados, producirán un incremento en la rentabilidad de la organización.-
   
   
Este milenio se presenta sin dudas con un gran desafío para las organizaciones que desean ser protagonistas exitosas: lograr un compromiso continuo de aprendizaje orientadas hacia la obtención de niveles de CALIDAD excelentes.
La búsqueda de una forma efectiva para encontrar el "camino" de la mejora de la calidad es algo muy necesario para la organización hoy.